El nuevo Windows 7 será más rápido



Microsoft ha reducido el tiempo de arranque. Windows 7 ya tiene una versión en pruebas. Sólo pueden utilizarla determinados programadores.

Los usuarios finales no podrán pobrar el próximo sistema operativo de Microsoft hasta el año que viene, pero el gigante informático ha mostrado hoy por primera vez a programadores una versión en pruebas de Windows 7. Según quienes ya la han visto es más estable y rápida que Vista.

La estabilidad es uno de los puntos fundamentales en los que se ha fijado Microsoft, que también se ha centrado en reducir los tiempos que el ordenador emplea para ser apagado y encendido, según han declarado sus directivos en la Conferencia de Desarrolladores Profesionales que se celebra en Los Ángeles.

Allí han podido verse también las herramientas que el nuevo sistema operativo ofrecerá para manejar ordenadores con pantalla táctil, y se ha podido comprobar que Microsoft está dispuesto a remodelar en profundidad el sistema de notificaciones de seguridad, considerado demasiado molesto para el usuario.

Microsoft ha anunciado que a principios de 2009 publicará una nueva versión en pruebas del sistema operativo que, en esta ocasión sí, podrá ser utilizada por el usuario sin grandes conocimientos técnicos, aunque todavía no será la versión definitiva. Esta está prevista para finales del año que viene o principios de 2010.

Aplicaciones en Internet con Azure

Antes de la presentación de Windows 7, en la primera jornada del encuentro con desarrolladores, Microsoft mostró un prototipo de sistema operativo que pretende simplificar el desarrollo de aplicaciones en la web y cuya versión comercial llegará a partir del 2010.

Azure es una plataforma para desarrollar aplicaciones que se usan en la Red
La nueva plataforma de Windows, llamada Azure, supondrá una base operacional para producción de programas que ofrezcan servicios en internet a la que los usuarios accederán directamente a través de la web, sin necesidad de invertir en un nuevo hardware.

Actualmente Azure se encuentra en fase de pruebas y se habilitó su uso para un número determinado de informáticos, con el fin de conocer su valoración sobre el sistema y hacer mejoras antes de lanzarlo definitivamente al mercado.